Inicio Actualidad Llega el día clave para Fukushima

Llega el día clave para Fukushima

388
Compartir

Llegó el día cero para la central nuclear de Fukushima. Esta es la situación: o TEPCO (Tokio Electric Pover), logra controlar los reactores más dañados (los 3 y 4) o todo se volverá de extrema gravedad. Estas fueron declaraciones realizadas por portavoces de TEPCO este día. También afirmaron que es de extrema importancia que el reactor 3 se enfrie este mismo día.

Las acciones tomadas hasta el momento han fracasado según lo informó la cadena NHK. Esto a pesar de que varios helicópteros han lanzado agua de mar sobre los reactores 3 y 4. El reactor 3, en especial, se abastece de combustible procedente del uranio (que además contiene plutonio). Esto hace que los gases radiactivos sean más peligrosos.

Cuatro veces se ha lanzado agua sobre el reactor 3 pero los altos niveles de radiación no han descendido. Según la compañía TEPCO, la radiactividad se encuentra en los 300 milisievert a la hora. Una persona puede soportar sin que se produzcan daños en la salud hasta 100 milisievert en un año.

Por su parte el Gobierno japonés comentó la posibilidad de que militares de los Estados Unidos operen hoy un avión no tripulado de reconocimiento a gran altura para tomar fotos del interior del edificio y analizar sus daños.

Hasta el momento se conoce que cerca de 28.000 personas han sido evacuadas, desde el miércoles, en las localidades cercanas a la central nuclear a fin de evitar la exposición a la radiación. Muchos han sido enviados a los refugios de Fukushima, mientras que otrs podrían ser alojados en las provincias cercanas de Nigata y Togichi.

Desde que el pasado viernes Japón se vio sacudido por un terremoto y posterior tsunami, las explosiones e incendios se han sucedido en la central de Fukushima. Al día siguiente del terremoto, se produjo la primera explosión en la planta, en su reactor número 1 (el primero que mostró problemas de calentamiento y elevada presión), que aparentemente sólo produjo daños en el edificio.

Fuente: elmundo.es