Inicio Bebés Comprando una filmadora

Comprando una filmadora

362
Compartir

Hay ciertas cosas que sólo la imagen en movimiento y su combinación con el sonido pueden darte. Podrás conservar por siempre los momentos del parto, verlo tú misma y compartirlo con quienes más quieras, inclusive con tu propio hijo dentro de algunos años. De seguro él y tú lo disfrutarán cuando la oportunidad se presente.

Con tu bebé en la familia, también podrás ir llevando un registro de sus avances y desarrollos cotidianos: su debut en una cantidad increíble de gestos (su primera sonrisa, sus primeros balbuceos, su primera experiencia con la comida) y también una serie de pequeñas rutinas que, con el tiempo, irán modificándose hasta que olvides sus tiempos y rituales. Volver a ver sus gateos por la sala de la casa no tendrá el mismo efecto en una seguidilla de fotos que en unos minutos de video, y lo mismo puede decirse del tiempo en que aprenda a caminar, o sus primeras palabras completas.

Por otra parte, si te decides por una cámara de video, no olvides algo importante: aunque inicialmente la disfrutarás con frecuencia, viendo tú misma y compartiendo con familiares y amigos los momentos importantes del desarrollo de tu bebé, lo común -a menos que realmente tengas el hábito- es dejarla poco después, progresivamente, en el olvido. Por eso, al momento de comprar no sólo las especificaciones técnicas son importantes para elegir el modelo adecuado, sino cosas tan simples como prácticas: que sea liviana, que resulte de fácil transporte, que su uso resulte sencillo de comprender, y que sea compatible con otros equipos que quizás ya tengas (como el reproductor de video, de dvd o la computadora).

Actualmente, gracias a la tecnología digital, es posible conseguir cámaras de fotos que también registren video y sonidos con una calidad más que aceptable. Esa es otra opción si tampoco tienes una cámara de fotos.

Hay algo más que debes tener en cuenta, y tiene que ver con lo que pasará en un futuro no tan lejano al momento de hacer la inversión: en caso de no haber elegido el modelo adecuado, es probable que, con el desarrollo de la tecnología, en un tiempo no encuentres los equipos adecuados para reproducir esos momentos tan queridos, o que, en caso de que quieras hacerlo, debas ir adecuando poco a poco tus propios equipos para que los videos no se vuelvan imposibles de ver. Por eso, infórmate sobre los modelos que registran las imágenes directamente en dvds, que probablemente tengan una vida útil más larga que otras.