Inicio Bebés Consejos para manejar los celos entre hermanos

Consejos para manejar los celos entre hermanos

377
Compartir

Llega un hermanito para tu hijo y es normal que aparezcan los celos. Puede suceder que tu primer hijo no lo demuestre abiertamente pero en algún momento te hará notar ese sentimiento.

No te preocupes más de la cuenta porque los celos son normales. Sin embargo, es recomendable estar atenta para controlar la situación, y que nadie sufra en vano. Si tu hijo está celoso, te reclama más cuidados, se compara con el bebé o tiene comportamientos extraños para llamar tu atención, tenemos algunos consejos para que puedas manejar la situación lo mejor posible.

– Cuando hables de tus hijos no los compares, aunque cada uno tenga su carácter habla de sus virtudes, demuéstrales que son igual de importantes para tí. Trata de darle un tiempo especial y privado a cada uno.

– Incluye a ambos en las tareas para que ninguno se sienta desplazado. Si tienes que darle más atención a uno que a otro en determinado momento intenta explicarle los motivos.

– Si el menor es un bebé seguramente al principio tengas que brindarle más tiempo, explícale al mayor que su hermano es muy chiquito y cuando él era recién nacido también tuviste que darle esos cuidados especiales. Puedes pedirle que te ayude a cuidarlo y darle participación en el cuidado de su hermano, que te avise si llora, que le cante para que se duerma, que le cuente cosas. De esa manera se sentirá importante, y será tu colaborador oficial porque es el más grande.

– Si tus hijos son de edad similar, y pelean, no interfieras constantemente, así los ayudarás a conocerse. Pero controla la situación para que no se lastimen ni se insulten. Es importante que les enseñes a compartir sus juguetes y proponles que cada uno le enseñe al otro diferentes juegos.

Hay muchas maneras de sobrellevar la etapa de los celos, como mamá te vas a ir dando cuenta en qué momento es necesaria tu participación y en cuáles no. Si tienes dudas sobre este tema siempre es mejor consultar con algún especialista que pueda aconsejarte en cada etapa. Recuerda que tu también estás aprendiendo a medida que tus hijos crecen.