Inicio Bebés Cuando familia y amigos ayudan

Cuando familia y amigos ayudan

372
Compartir

Con la llegada del bebé, el entusiasmo de tus familiares y amigos probablemente se traduzca en un mar de ropitas y juguetes de todos los colores y variedades. Sin duda es genial. Pero también puede resultar un poco abrumador si te encuentras con que todos los regalos, por los talles elegidos, sólo resultarán útiles para los primeros tiempos del bebé, o con que los juguetes se repiten o son demasiado similares a otros que ya tenían. Por eso, para que tus familiares y amigos se sientan bien regalando, y a ti y a tu bebé les resulten realmente prácticos y usables esos regalos, quizás sea bueno coordinar un poco el asunto.

Así como existen las listas de casamiento, desde hace un tiempo se empezaron a usar las listas de nacimiento. Como imaginarás, se trata de que el papá y la mamá del bebé elijan una o dos tiendas especializadas, las visiten para ver qué cosas necesitan y cuáles que ni habían imaginado ofrece el mercado y, así, puedan ir eligiendo las que realmente desean para conformar un listado de regalos posibles. Por supuesto que no es necesario que cada persona haga un gran regalo completo, no se trata de hacer exigencias desmesuradas, sino de avisar a quienes te conocen que, en caso de que deseen hacer un regalo para tu hijo, estén al tanto de que hay cosas que serán realmente bien aprovechadas además de bienvenidas como gesto de cariño. Por su parte, tus familiares y amigos podrán elegir maneras de dar la bienvenida a tu bebé de acuerdo a sus posibilidades: desde el clásico gesto de los abuelos de hacer grandes regalos que durarán un tiempo, hasta la posibilidad de que tus amigas y compañeras de trabajo se junten para colaborar con el ajuar, o los primeros juguetes.

También deberías tener en cuenta que puede ser conveniente pensar en el mediano plazo: si todos los regalos son para los primeros meses del bebé, piensa que cuando ronde los 12 meses o un poco más, ya no tendrá ropita o juguetes apropiados. En esos casos, quizás puedas hacer un acuerdo con la tienda en la que hagas la lista de nacimiento para que, en función de los regalos que haya recibido tu hijo, puedas ir haciendo canjes o retirando la ropa que vayas necesitando de acuerdo con su etapa de crecimiento. Quizás no sea necesario que en los dos primeros meses llenes sus armarios, porque en realidad resulta más conveniente que durante el primer año, o tal vez más, tengas un monto de dinero acordado sobre el cual ir a retirar la ropa que realmente precise tu bebé.

Compartir
Artículo anteriorComprando una filmadora
Artículo siguienteEl mundo de los juguetes