Inicio Bebés El hermano mayor

El hermano mayor

409
Compartir

Si ya tienes un hijo es muy importante que lo tengas en cuenta igual que al nuevo bebé (o más). Si siempre tuvo ganas de tener un hermanito, es probable que ahora que se hizo realidad se enfrente con muchos sentimientos dispares. Es importante que tú lo puedas preparar para transitar este momento con alegría.

El bebé está llegando

Cuéntale a tu hijo/a sobre la buena noticia. Permítele acompañarte durante todo el proceso del embarazo: puede ir contigo al obstetra, ver a su futuro hermano en la ecografía, notar como evoluciona tu panza. Todo eso creará un lazo previo con el bebito.

Incluye a tu hijo/a en los preparativos para la llegada del bebé. Pídele opinión para armar su cuna, decorar el cuarto, etc. Señálale cuánto le gustará a su hermanito saber que ese “osito” lo eligió él.
Llévalo/a a conocer otras familias que estén pasando una situación similar para que cuando llegue el momento lo comprenda y para que entienda los cuidados especiales que requiere un bebé.

Ya está en casa

La llegada del bebé a la casa, por más preparación previa, constituirá pronto otra prueba para tu hijo/a mayor. Especialmente para los más pequeños, que esperaban jugar con su nuevo hermano como con un muñeco o un amiguito.

Es importante que le expliques las necesidades especiales que requiere un
bebé: cambiar los pañales, darle la teta, etc. Una buena idea puede ser mostrarle fotos suyas a la misma edad.

Otra fuente de problemas son los llantos del bebé: si tu hijo/a es pequeño/a, es recomendable que le expliques que el bebé todavía no puede hablar, y que por eso llora mucho. Enséñale que hay que ser muy paciente.

Algunos niños manifiestan algunos retrocesos con la llegada de un bebé: pueden volver a pedir el biberón, hacerse pis encima o aparecer en tu cuarto en la noche. Es importante que no seas muy dura con tu hijo/a mayor, es una etapa que pasará.

Un consejo usual es dedicarle un tiempo a solas al hermano mayor. Pueden ir a pasear, tomar un helado, al cine, etc. Esos momentos juntos harán maravillas en su seguridad y autoestima y para ti será un descanso de los pañales y demandas del más chiquito.