Inicio Bebés Eligiendo los pañales más convenientes

Eligiendo los pañales más convenientes

346
Compartir

Una de las cuestiones más preocupantes para una mamá es elegir el pañal más conveniente para su pequeño. Todo se resume a saber seleccionar aquel que no perjudique el bienestar de su niño. Para ello es necesario tener en cuenta las siguientes características que hacen a un pañal de calidad: capacidad de absorción y retención de líquidos, la velocidad en la absorción, el remojado y la re adherencia de las cintas.

Es recomendable que elijas un pañal que permita a tu hijo moverse en total libertad, que tenga una buena capacidad de retención. De esta manera, estarás tranquila pues tu bebé estará seco y libre de paspaduras.

Las irritaciones en la colita del bebé se producen generalmente por la utilización de pañales de baja calidad. En estos casos, la velocidad de absorción tiene que ver con las pequeñas lagunas que se generan sobre la superficie del pañal si su material no alcanza a absorber rápidamente todo el pis del bebé.

La frecuencia en el cambiado de los pañales evita considerablemente los remojados. En el mercado actual existen aquellos que por la excelente calidad de sus materiales mantienen seco por mucho más tiempo a tu hijo por lo que se dan dos cuestiones: primero, tu bebé está libre de padecimientos y segundo, tu bolsillo se ve economizado al no tener que cambiarlos tan seguidamente.

Finalmente, uno de los ítems más sencillos de probar: la capacidad de re adherencia de las cintas. Como ya sabrás, es habitual que a veces despegues las cintas del pañal para ver si realmente tu hijo necesita ser cambiado, y que muchas veces se trata de una falsa alarma porque el pañal está limpio. En esos casos, es importante que la cinta tenga buena adherencia más de una vez, para no desperdiciar pañales.

Sólo tú y tu bebé estarán en condiciones de saber, tras probar varios modelos, cuál es el pañal adecuado para él. Ten en cuenta, además, que sus necesidades irán cambiando de acuerdo a su etapa de crecimiento, su tamaño, su peso, y la frecuencia con que ensucie los pañales, por lo que probablemente tendrás que ir adecuando la elección que hagas a medida que el tiempo pase. Prestando atención a estos factores, podrás tomar la decisión apropiada para tu hijo y la salud de la economía familiar.