Inicio Escolares Los proyectos innovadores siembran el interés en ciencias en niños preescolares

Los proyectos innovadores siembran el interés en ciencias en niños preescolares

658
Compartir

Durante los años de trabajo como parvularia he podido observar que en los actuales momentos los niños se muestran más ávidos de conocimiento. Como maestros debemos saber estimular este ímpetu, desarrollando el pensamiento crítico y poniendo a su disposición otros medios de aprendizaje como las TICs. Es por esta razón que decidí involucrar el proyecto El huerto de mi jardín, con un enfoque innovador, dando respuesta así a las necesidades de los niños y garantizando un aprendizaje significativo e integral.

El proyecto El huerto de mi jardín se inició como una actividad de aula, cuando impartía la unidad didáctica “¡Cuido la naturaleza!” En el desarrollo de los contenidos programáticos los niños tenían mucha curiosidad de saber cómo nacían las plantas. Es por esta razón que decidí crear un huerto donde los niños prepararon la tierra con el humus de las lombrices californianas, y sembraron diferentes tipos de semillas de corto plazo. Día a día los niños regaban las plantas y observaban cómo crecían. Para interiorizar todo este conocimiento me respaldé con el uso de las TICS, a través de las cuales los niños plasmaban lo aprendido a manera de juego. Por ejemplo, con Paint pintaban las semillas y las plantas, y de paso reforzaban colores primarios y secundarios, e identificaban números (del 1 al 10) y figuras geométricas.

Utilicé juegos educativos interactivos de QUIMO, J-CLIK con los que los pequeños pegaban sellos de plantas, flores, o armaban rompecabezas simples. Para mi sorpresa, de manera natural y lúdica aprendieron las partes de las plantas.
También observaron videos de las plantas. En Bookmarker creamos el cuento El huerto de mi jardín, el cual ayudó a fortalecer su lenguaje comprensivo y expresivo. Mediante una obra de teatro los niños dramatizaron El huerto de mi jardín personificando cada una de las plantas. Esta obra la filmamos y la subimos a YouTube, y los niños tuvieron así la posibilidad de observar el video en casa, lo cual ayudó a reforzar su seguridad y autoestima.

Con proyectos innovadores se han roto barreras y esquemas, llegando a la conclusión de que no podemos poner un límite a los niños por su edad, porque la educación está evolucionando día a día con la tecnología y el quehacer humano.
Educadores, les motivo a incentivar el aprendizaje en sus pequeños con métodos llamativos, que despierten el interés, mediante la tecnología. Recordemos que la semillita que sembramos en cada corazón de nuestros niños a tempranas edades se verá reflejada en un futuro no muy lejano ya que ellos serán los hombres y mujeres del mañana.

Por: Ruth Germania Llerena