Inicio Estilos de Vida Anorexia y Bulimia, cómo detectadar a tiempo

Anorexia y Bulimia, cómo detectadar a tiempo

682
Compartir

Tenga en cuenta
Bulimia: Su característica esencial consiste en que la persona sufre episodios de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad y sensación de pérdida de control.  Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta de alimentos.

Anorexia: Consiste en la pérdida autoinducida de peso, provocada por una preocupación patológica por la forma y el peso del propio cuerpo.

Un  trastorno alimenticio se convierte en patológico cuando se sale de lo que consideramos normal.

Lo patológico es aquello que no está dentro de las reglas. Un trastorno es una situación psicológica en la que el individuo que la padece tiene  una distorsión de su aspecto real. Piensa que está gordo, aunque  no sea así.  Generalmente esta obsesión empieza cuando alguien estuvo bastante gordito y empezó a bajar de peso.

Los trastornos alimenticios son culturales y sociales. Además, en algunos casos tienen una carga psicológica que va acompañada  de ansiedad, depresión y trastornos de pánico, que son aquellos en los que la persona siente ansiedad, temor de que va a morir, le vienen palpitaciones,  sudoraciones y  tiene que salir corriendo del lugar en  donde está porque cree que va a morir.

Debe tener acercamiento con otras personas para tranquilizarse. Ese es un trastorno adicional,  pues  los trastornos alimenticios en ocasiones  se los asocia también con ansiedad, depresión y a veces con pánico.

Las personas con este problema tienen conflictos sociales, una  familia con normas sociales rígidas, que  propician una  alimentación estricta para que se vean perfectos.  Además, son chicos influenciados por la sociedad, en donde la moda es estar delgados.

Las características de los trastornos alimenticios son la voracidad,  comer en exceso para  calmar la ansiedad,  purgas permanentes, ingesta de laxantes en exceso. Luego que hacen eso,  ellos se sienten satisfechos.

El chico empieza con ojeras, se debilita, baja su rendimiento académico, tiene mucho sueño. Su fuerza disminuye al punto que  para ellos es difícil alzar los brazos o peinarse.

Son muchachos que necesitan una intervención inmediata. Si se encuentran en un estado muy grave, es probable que mueran, ya que el plan de rehabilitación debe ser paulatino.

Estas personas tienen que evolucionar de a poco,  pero a veces no avanzan a llegar a completar el peso  porque en medio hay   situaciones médicas que complican todo como infartos del corazón, falla en los  pulmones,  deficiencia renal. Algunos también tienen lesiones en el tubo gástrico por su manía de vomitar.

Los padres deben explicar las consecuencias de este tipo de problemas. El hecho de que alguien quiera parecer delgado no significa que tenga un trastorno,  para saber si es así hay que hacer una evaluación psicológica.