Inicio Investigación Datos interesantes sobre la motivación

Datos interesantes sobre la motivación

1606
Compartir

1. Existen algunos tipos de motivación, entre las más importantes, que pueden identificarse en el comportamiento humano: motivación intrínseca y motivación extrínseca. La motivación intrínseca procede del propio sujeto, que bajo su control domina la capacidad de esfuerzo empeñada en la tarea (Bacete & Doménech, 1997). Este tipo de motivación es evidente en los niños en edad infantil, cuando su curiosidad les empuja a explorar, preguntar y por consecuencia aprender. “La motivación extrínseca en cambio procede de un factor externo que conduce la ejecución de la tarea” (Bacete & Doménech, 1997, p. 8).

Los estudiantes que manejan la motivación externa lo hacen por la recompensa o para evitar un castigo, sin reflexionar sobre sus beneficios (Dev, 1997). La combinación entre los dos tipos de motivación conforma una motivación total que, según Pekrun, crea reacciones hacia la realización de cualquier tarea (1992). Hay autores que argumentan que estos dos tipos de motivación también pueden ser tanto positivos como negativos en ambos casos (Reeve, 2001). humanística. Su trabajo ha tenido un impacto profundo en la psicología de la motivación.

Su teoría de la “jerarquía de necesidades” (Figura 1) grafica las necesidades humanas, desde las fisiológicas hasta las más espirituales (Connell, 2005). Maslow plantea una propuesta que ha estado vigente desde los años cuarenta como una teoría que explica el comportamiento humano. La teoría de la “jerarquía de necesidades” expone cómo los seres humanos necesitan cumplir con las necesidades fisiológicas primero antes de considerar necesidades de más alto nivel como es el aprendizaje. Las cuatro necesidades en la base de la pirámide son consideradas “necesidades en deficiencia”.

Maslow explica que estas son las necesidades que a una persona le faltan (carencia). Una vez que estas necesidades han sido satisfechas, el individuo puede intentar alcanzar las “necesidades de autorrealización” (Connell, 2005). Las necesidades de crecimiento nunca están realmente satisfechas, ya que son intrínsecamente motivadas y tienden a continuar por el resto de la edad adulta (Connell, 2005). Esto se relaciona directamente con la motivación, en el sentido que podemos evaluar el nivel de interés de los estudiantes por determinada actividad en clase. Cuando un alumno parece disperso y “desmotivado” es probable que sus necesidades más básicas como las de alimentación y sueño no han sido satisfechas.

2. Abraham Maslow (1908-1970) es uno de los fundadores de la psicología

3. Las recompensas intrínsecas están asociadas con actividades que son su propia recompensa autoinfringidas, en contraste con recompensas extrínsecas que son creadas por factores externos como premios o castigos. Estudios psicológicos con niños y adultos muestran que la motivación intrínseca mueve el comportamiento de manera más eficiente que recompensas administradas externamente (Feinstein, 2006).

4. La neurociencia revela que en la corteza cerebral se secretan opiáceos naturales llamados endorfinas a través del sistema de recompensas del hipotálamo y el circuito mesolímbico. Este sistema de placer gratifica al cerebro diariamente; sin embargo, cada persona responde diferentemente a este sistema, según la genética, la química cerebral y las experiencias individuales. Las investigaciones han encontrado que los estímulos externos no incentivan el cerebro de la misma manera (Feinstein, 2006). El aprendizaje no depende de un proceso de buenas notas y un futuro exitoso. Estudios en animales y humanos buscan nuevas experiencias y comportamientos sin gratificación inmediata (Feinstein, 2006). Los seres humanos tenemos por lo menos tres necesidades básicas, según Deci y Ryan (1985): ser competentes, tener autonomía, y pertenecer. Las investigaciones de la psicología social sugieren que la motivación intrínseca es experimentar autonomía. Si no hay experiencia de autodeterminación, el estudiante solo siente presión y tensión. También sugieren que las actividades que aumentan la sensación de competencia y reto van a aumentar la motivación intrínseca (Deci & Ryan, 1985).

5. La personas no solo tenemos diferente cantidad de motivación hacia una tarea, sino diferentes tipos de motivación. No solo varía el nivel sino la orientación de la motivación. La orientación concierne las actitudes subyacentes y las metas que dirigen la acción, es decir el porqué de las acciones. Como ejemplo, un estudiante puede estar altamente motivado a hacer deberes por su curiosidad e interés o porque quiere procurar la aprobación de sus padres o maestros. Otro estudiante puede estar motivado a aprender nuevas destrezas porque él entiende el potencial uso de esas habilidades o porque el dominio de esa destreza lo va a llevar a tener una buena nota. En estos ejemplos la cantidad de motivación no necesariamente varía pero la naturaleza y enfoque de la motivación evidenciada definitivamente sí (Ryan, & Deci, 2000).

6. Es importante anotar que los maestros son agentes poderosos de influencia en la motivación estudiantil. Por ejemplo, se puede incitar a los estudiantes a aspirar a la excelencia en su aprendizaje ofreciendo retroalimentación positiva. Asimismo, estar involucrados en interacciones positivas, mantenerse entusiasmados por el estudiante y su crecimiento, y cultivar un ambiente positivo en clase tienen un fuerte impacto en la motivación académica y aprendizaje de los estudiantes (Astin, 1993; Bean & Kuh, 1984; Juárez, 2001; Lamport, 1993).

7. Las recompensas en el aprendizaje pueden motivar cuando el aprendiz cree que merece el premio. Los castigos pueden también forzar momentos de aprendizaje pero, dado que están conectados a emociones negativas, puede surgir un conflicto psicológico con el aprendiz, reduciendo la probabilidad de aplicar lo aprendido (Deci, Vallerand & O ́Doherty, 2006). Normalmente, las sanciones pueden aumentar el nivel de estrés en la persona, produciendo una combinación de neurotransmisores que reducen la probabilidad de nuevas conexiones sinápticas para la creación de memoria de largo plazo (Chen, Rex, Rice, Dubé, Gall, Lynch & Baram, 2010). Los motivadores positivos intrínsecos son los más efectivos para el aprendizaje (Tokuhama-Espinosa, 2013).

Por: Claudia Tobar e Isabel Solano